Jornada de Clausura del proyecto TESTACOS

La siguiente pandemia ya ha empezado la covid ha acelerado la aparición de superbacterias
18/11/2021

Ayer, miércoles 17 de noviembre, se celebró la jornada de clausura del proyecto TESTACOS con una gran acogida en el sector.

Hasta ahora, el control de la presencia de residuos de antibióticos en los alimentos de origen animal se realiza con posterioridad a su obtención o al sacrificio de los animales. TESTACOS, proyecto de investigación del programa Interreg POCTEFA, que ha sido liderado desde el Instituto Agroalimentario de Aragón (IA2), plantea una alternativa a este protocolo desarrollando una herramienta pionera que permite el análisis de los residuos de antibióticos en animales en vivo, y completando los tests actualmente existentes para detectar también la presencia de quinolonas. Sus resultados se presentaron en la conferencia de clausura que tuvo lugar este miércoles 17 de noviembre a partir de las 9:30 h en el Salón de Columnas del edificio de Caja Rural de Aragón. La inauguración contó con el Consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, la Vicerrectora de Política Científica de la Universidad de Zaragoza, Rosa Bolea, el Presidente del Cluster Español de Productores de Ganado Porcino, Eduardo Costa, y el coordinador de TESTACOS, Rafael Pagán, director del IA2.

Conviene recordar que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera las antibiorresistencias (resistencias a los antibióticos) como una de las tres grandes amenazas de salud a las que se enfrenta la humanidad en las próximas décadas. En otras palabras, los antibióticos actuales podrían dejar de ser efectivos en el tratamiento de enfermedades comunes. Proyectos como TESTACOS podrían contribuir a combatir estas antibiorresistencias.

Es conocido que el sector veterinario es el principal usuario de los antibióticos, por lo que la conexión directa entre el sector primario y la cadena alimentaria representa un riesgo de encontrar alimentos contaminados con residuos de antibióticos. Además de su posible contribución a la generación de antibiorresistencias, la presencia de residuos de antibióticos en alimentos puede ocasionar otros problemas de salud, como disbiosis, toxicidad y alergias, y puede dificultar los procesos de fermentación de alimentos tales como queso o yogur.

Aunque los alimentos se someten a un riguroso control para evitar que se incorporen a la cadena alimentaria los contaminados con concentraciones superiores a los límites máximos de residuos permitidos (LMRs), el principal problema de estos controles oficiales es que los análisis se realizan sobre los alimentos una vez obtenidos de los animales (leche, huevos), o una vez se han sacrificado (carne): si bien por regla general los residuos se detectan y no acaban llegando al plato de los consumidores, cuando eso sucede se pierde el valor económico de los alimentos, que deben ser decomisados y destruidos, además de suponer una amonestación para los ganaderos.

Como alternativa, el proyecto TESTACOS plantea el diseño de un pionero sistema analítico integrado de amplio espectro que ponga al alcance de toda la cadena alimentaria (de la granja a la mesa) un fácil autocontrol de los residuos de antibióticos, tanto en animal vivo -evitando así el sacrificio innecesario de animales que pudieran contener residuos de antibióticos-, como en carne comercializada. Las herramientas desarrolladas durante el estudio se han empleado para estudiar la incidencia de la presencia de residuos de antibióticos en la carne de distintas especies animales (porcino, aves, bovino, ovino, equino, etc.) comercializada en cinco de las principales ciudades del área POCTEFA (Perpignan, Toulouse, Bilbao, Logroño y Zaragoza).

Tras la preparación de un complejo banco de muestras se ha concluido que la sangre es la matriz más adecuada para determinar la presencia de residuos de antibióticos en animales vivos, y de este modo, estimar la presencia de residuos de antibióticos en su carne. En segundo lugar, se ha diseñado el sistema analítico integrado de amplio espectro que permite detectar la presencia de los residuos tanto en sangre como en carne. Esta herramienta incluye un test de amplio especro, Explorer® para carne, Explorer-Blood® para sangre, y dos posibles alternativas para la detección de quinolonas: un biosensor o una tira inmunocromatográfica (Quinoscan®). Los test Explorer®, Explorer-Blood® y Quinoscan® ya se encuentran en el mercado, comercializados por la empresa Zeulab S.L. Por último, el estudio realizado sobre más de 5.000 muestras de carne comercializadas en la región POCTEFAarroja como resultadouna escasísima presencia de carne contaminada con residuos de antibióticos por encima de los LMRs, inferior al 0,1% de las muestras, lo que demuestra el compromiso del sector cárnico por la producción de carne saludable.

A la vista de los resultados, TESTACOS propone nuevas medidas de control y gestión al sector cárnico de la región transfronteriza que pueden incrementar sus estándares de calidad, y de este modo, su competitividad. Así, se pretende contribuir a la mejora de la gestión de la Salud Pública de la región.

Con el encuentro de clausura se buscó concienciar al sector sobre el problema que actualmente representan las antibiorresistencias para la salud global. Para ello, se contó con la participación de Azucena Mora de la Universidad de Santiago de Compostela. Además, se pretendió ofrecer la visión de la administración sobre el control oficial de antibióticos, que expuso Eunate Abilleira del Laboratorio Normativo de Salud Pública del Gobierno Vasco, socios del proyecto. A continuación, Luis Mata de Zeulab, empresa de biotecnología aragonesa, describió las herramientas desarrolladas, junto a Georges Instamboulie, de la Universidad de Perpignan, otro de los socios del proyecto. La sesión continuó con la presentación de los resultados de los residuos de antibióticos en las carnes comercializadas, que describió María Jesús Serrano, investigadora de la Universidad de Zaragoza. Finalmente, Joan San Martín, de OPP Group, describió la visión del sector sobre esta problemática. El encuentro finalizó con una mesa redonda con todos los ponentes, donde los socios del proyecto pudieron debatir con la audiencia. Una jornada similar se llevará a cabo el 2 de diciembre en Perpignan, en francés, para el sector agroalimentario del sur de Francia.